lang :: lang :: lang :: lang :: lang :: lang
   st_menu Página principal

   st_menu Sobre ellos cinco

   st_menu Biografías

   st_menu Cartas

   st_menu Oración

   st_menu Contacto
linia_menu_lewe

EN LAS CARTAS...

Yo entendí mi vida muy bien, reconocí mi vocación y me alegro de que en el cielo se lo agradezca.

Edzio Klinik

más...


linia_menu_lewe

SSWM

linia_menu_lewe

LES RECOMENDAMOS

Don BOSCO

Bosko.pl

www.sdb.org

¿Cómo fue el oratorio de Posen?


En la época de su plenitud, el grupo de los chicos llegaba a 310. A la vez, disminuyó el número de los jóvenes pícaros que callejeaban por Poznań, los cuales en la calle Wroniecka cada día recibían cuidado, encontraban la diversión y todo tipo de juegos. Los días libres del estudio iban al campo donde pasaban el tiempo jugando, haciendo las “maniobras de guerra”, excursiones en bicicleta y, durante las vacaciones, colonias escolares. Organizaban las tardes muy alegres junto a la hoguera para la gente del pueblo. Durante las misas de domingo representaban las obras religiosas, estudiadas en el Oratorio, incluso para 4 voces. En la época de la cosecha ayudaban a los agricultores. Muy activo era también el grupo artístico-teatral y el coro masculino. El espíritu creador y los organizadores de las representaciones eran los jóvenes de “Los Cinco de Poznań”:
Czesio frecuenta el Oratorio desde que cumple 10 anos.
Edzio Kaźmierski, siendo el alumno de la escuela primaria, se matricula en el Oratorio, del cual escribe en su diario:
“a decir verdad, tengo dos casas: una en la calle Łąkowa y la otra en la calle Wroniecka 9. Es incluso difícil decir en cuál de ellos paso más tiempo. Por ejemplo, hoy he estado en Wroniecka tres veces: antes del mediodía, por la tarde para confesar y por la noche en la reunión de la Sociedad de San Juan Bosco. Hay que reconocer que los salesianos cuidan no sólo nuestras almas sino también el cuerpo”.
Franek frecuentaba el Oratorio desde que tenía 13 anos. Con mucho gusto llegaba allí para rezar y jugar con los colegas.
Edward Klinik, siendo alumno de la escuela primaria, empezó a frecuentar el Oratorio, donde había una vida llena de alegría, juegos y paz.
Jarek tenía 10 anos cuando por primera vez pasó el umbral del Oratorio. Lo consideraba su segunda casa paterna. No sólo pasaba allí el tiempo de manera muy placentera sino que también participaba en las excursiones, colonias escolares de verano y juegos deportivos.

EL ORATORIO – EL CENTRO DE LA VIDA CRISTIANA

El acervo del cura Bosco quien desde el principio insistía mucho en formar en los alumnos la postura de fe y piedad fue de manera fiel transmitido por los salesianos de Wroniecka a la multitud de muchachos que se reunían allí. Los más afanosos, agrupados en las Sociedades del Santísimo Sacramento, la Inmaculada, San Juan Bosco, coros, Sociedad de Misión, animaban a otros organizando academias, encuentros nocturnos y preparando el fondo litúrgico de las fiestas. Animados a confesar y comulgar a menudo, formaban sus carácteres bajo el cuidado de los guías espirituales y se preparaban para enfrentarse a las dificultades de la vida adulta. Franek quiso ser salesiano, pero se lo obstaculizó la guerra.


„Los cinco” fueron el destacado grupo de los animadores litúrgicos. A pesar del terror de ocupación que crecía cada vez más y las detenciones masivas, seguían reuniéndose en el Oratorio y las Misas en las que cantaban en el coro. Después de que habían cerrado la iglesia y el aposento del oratorio, cambiaron de barrio y hasta el final cantaban con otros coristas en las iglesias todavía no cerradas de Poznań. Fue la causa directa de su detención.
Los testimonios de la prisión dicen claramente que su fe, que se formó en el Oratorio, fue un verdadero apoyo y el único refugio ante las situaciones que les esperaban:


De manera valiente profesaban su fe, sin hacer caso de las vejaciones y los dificultades que sufrían por esa razón.
El rezo piadoso y el canto de las canciones religiosas mantenían su alma.
Ellos mismos copiaban de memoria las novenas y las letanías tan bien consolidadas en su memoria a lo largo de los anos, preparándose a las fiestas, como lo hacían en el Oratorio.
El máximo suerte para ellos antes de la muerte fue el hecho de que pudieron confesar y después comulgar, lo cual les dio la seguridad de que Dios en que creían los llevaba a su casa.

BAJO EL ABRIGO DE LA AUXILIADORA

La devoción filial y ardiente para María Auxiliadora, venerada en la iglesia en Wroniecka, caracterizaba a “Los Cinco de Poznań”. Czesio, a los 16 anos, junto con Edzio Kaźmierski, fueron a la peregrinación a pie a Częstochowa, para dar las gracias por haber terminado la escuela y pedir la indicación del camino de la vida. Franek envió a sus Padres de la prisión su mayor tesoro, el rosario, con el que hasta la muerte rezaba su madre. Durante su primer registro personal en la Fortaleza VII un funcionario de gestapo le quitó el rosario a Franek y lo tiró a la basura. El chico, aprovechando el descuido de los guardas, lo sacó y, de este modo, se expuso a las torturas adicionales. En Spandau le quitaron el rosario, por lo cual rezaba en el rosario hecho del pan. “Los Cinco”, arrestados a finales del septiembre, organizaron en la prisión en octubre el rosario común, como en el Oratorio.
El hecho de que sabían que iban a morir el 24 del mes fue para ellos una senal evidente de la protección de la Auxiliadora: “Ha llegado el momento de despedirse de Vosotros, y es precisamente el día 24 de agosto, el día de María”.

“EN NUESTRO ORATORIO LA PARTIDA PROSIGUE LA PARTIDA”, o sea, la EDUCACIÓN A TRAVÉS DEL DEPORTE

En el pequeno patio en Wroniecka a la pelota y otros juegos de movimiento jugaban muchas veces más de 600 chicos. Cuatro mesas para jugar al tenis de mesa, las cartas de bridge, billars y muchos otros juegos atraían a los adolescentes que participaban en los juegos deportivos y las competiciones.
En lo que se refiere a nuestros “Cinco”, antes de que se volvieron los animadores de la vida deportiva, Edzio Kaźmierski anotó en su diario: “En el Oratorio la partida prosigue la partida. Las pelotas de tenis de mesa pasan volando como las golondrinas blancas. No me jacto pero somos buenos en esta disciplina. En los partidos de enero hemos derrotado a todos nuestros rivales...”.

“HAY MÁS FELICIDAD EN DAR QUE EN RECIBIR” /Los Hechos de los Apóstoles 20,35/

Cada uno de "Los Cinco" entró en contacto con el Oratorio durante su aprendizaje en la escuela primaria. Los estudios en el gimnasio o el inicio de la vida laboral no danaron esta unión. En la medida de sus posibilidades, seguían visitando Wroniecka, no solo para tomar parte en los juegos y los oficios sino, cada vez más, para organizarlos y llevarlos a cabo. Se repitió la historia de Valdocco, donde los primeros salesianos procedían de los jóvenes relacionados con el oratorio en el que habían crecido. “Los Cinco”, consolidados en la fe, enamorados del Cura Bosco y que gozaban de la autoridad entre los menores colegas, se convirtieron en los animadores de la vida religiosa, cultural y deportiva en el Oratorio salesiano, lleno de vida.

BEATO EDWARD KLINIK
(1919 - 1942)


BEATO EDWARD KLINIK
  • Era hijo de cerrajero
  • Tenía dos hermanos; su hermana mayor entró en la Congregación de Hermanas Ursulinas
  • Estudiaba en la escuela salesiana de Oświęcim
  • No era un primer alumno pero su buena actitud y complacencia despertaba la simpatía y el respeto de sus compañeros
  • Actuaba en el teatro del oratorio y cantaba en el coro
  • Durante el período de la ocupación trabajaba en las construcciones
  • Fue detenido a los 20 años como primero de sus cinco amigos
  • En la prisión elaboró un pequeño libro de oraciones (48 páginas) del cual rezaba tanto él como sus compañeros
más...


powered by    

ikah.net