lang :: lang :: lang :: lang :: lang :: lang
   st_menu Página principal

   st_menu Sobre ellos cinco

   st_menu Biografías

   st_menu Cartas

   st_menu Oración

   st_menu Contacto
linia_menu_lewe

EN LAS CARTAS...

Gracias mamá por tu bendición. Dios quiere así. Exige de ti esta ofrenda. Ofrécela mamá por mi alma pecadora.

Edek Kaźmierski

más...


linia_menu_lewe

SSWM

linia_menu_lewe

LES RECOMENDAMOS

Don BOSCO

Bosko.pl

www.sdb.org

Biografías


    BEATO EDWARD KAŹMIERSKI (1919 - 1942)

        EDWARD KAŹMIERSKI

    Es quizás el personaje más pintoresco de todos los cinco. Nació el 1 de octubre de 1919. Su padre murió cuando Edward tenía apenas cuatro años. La muerte dejó en la familia Kazimierscy una huella muy marcada. Su hermana Zofia murió a los tres años y cuando tenía 6 meses murió Kazimiera. Edward iba a ser el siguiente en esta triste lista.
    Era el único varón en la familia. Tenía además tres hermanas. Su madre trabajaba mucho para mantener a la familia. A los diecisiete años dejó sus estudios para ayudarle a su madre. Primero trabajó como recadero en una tienda de adornos y luego fue ayudante en un taller de coches.
    Tenía alma de artista. Habría de destacar por sus capacidades musicales ya que el mismo Stefan Stuligrosz habló de él muy bien; interpretaba a los personajes principales en las representaciones preparadas por el oratorio, componía la música y cantaba en el coro, tocaba el piano y el violín, escribía el diario y jugaba al fútbol. El oratorio era para él su segunda casa. Con su personalidad muy abierta atraía a sus compañeros más pequeños. Estaban impresionados por sus conocimientos relacionados con los coches. Siempre allí donde aparecía despertaba buen humor y la risa. Describiendo en su diario la peregrinación a Częstochowa (a la que acudió con Czesław Jóźwiak), mencionó los nombres de las chicas más guapas que encontró durante el camino. A diferencia de su mejor amigo, Franciszek Kęsy, nunca quería ser cura. Rezó a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro para que le ayudara a encontrar a una buena esposa.
    Cuando estalló la guerra se hizo voluntario del ejército, pero ni siquiera le dio tiempo ponerse el uniforme. Fue detenido, sometido a interrogatorio y maltratado. Durante toda esa gehena trataba de no perder el ánimo. Todo lo contrario, allí donde estaba Edward y siempre que se podía, el ambiente estaba divertido. En la cárcel de la calle Młyńska en Poznań incluso los delincuentes le cogieron cariño.
    En mayo de 1942, cuando ya cada vez más se daba cuenta de lo que le iba a suceder, mandó a su familia la mayoría de sus cosas. Escribió entonces su confesión de la fe: "Qué gran fuerza constituye nuestra fe. Aquí están también los que no creen en nada. Qué terrible es para ellos la falta de libertad. Allí solamente se oyen las blasfemias y maldiciones y allí donde está la fe fuerte hay paz y en vez de las maldiciones hay alegría. Mi espíritu es fuerte y se hace cada vez más fuerte. Nada lo derrumbará porque Dios lo fortaleció. Estoy preparado para todo porque sé que todo lo dirige Dios por eso en todo veo el inabarcable pensamiento divino." La santidad de Edward Kaźmierski sorprende por lo natural que era. Es precisamente así como con la soñaba don Bosco para sus protegidos. Reúne en sí una fe profunda y la madurez de las elecciones con la espontaneidad y la alegría.


(Don BOSCO 6/2002)

BEATO JAROGNIEW
WOJCIECHOWSKI
(1922 - 1942)


BEATO JAROGNIEW WOJCIECHOWSKI
  • Tenía una hermana mayor
  • Cuando tenía 11 años su padre abandonó la familia
  • Cantaba en el coro, tocaba el piano, incluso intentaba componer sus propias piezas, también actuaba en las representaciones
  • Era un afanoso monaguillo
  • Alegre, divertido, despertaba mucha simpatía
  • Debido a los problemas económicos tuvo que abandonar el colegio y tras una corta formación empezó a trabajar en la tienda
  • Durante la ocupación sigue trabajando allí
  • Fue detenido a los 18 años
  • Mientras está en prisión muere su madre
  • Por cantar villancicos fue metido en el agua de un calabazo y allí pasó sus últimas Navidades
más...


powered by    

ikah.net